autor

El Autor: la incómoda autobiografía en tercera persona

Autor de varios artículos, todos espantosos, Gabriel Goyo nació en un país donde sus habitantes son propensos a los disturbios. Creció en un reino junto al mar, vive actualmente en un valle pero sueña con vivir en las montañas algún día.

Temprano en su vida, Gabriel aprendió a hablar, escribir y enseñar varios idiomas; una habilidad que resultó ser mucho más importante de lo que cualquiera hubiera imaginado. Ha sido aclamado como un estudiante de idiomas brillante, constantemente desacreditado por La Policía del Fraude y tomado por un hombre mucho mayor en varias oportunidades.

Entre otros nobles propósitos, Gabriel ha estado escribiendo su vida enseñando idiomas en Venezuela desde el 2009, deteniéndose solo para comer, descansar, o sostener una ocasional pelea épica de espadas japonesas. En ese tiempo, ha sido capaz de compartir sus experiencias con cientos de personas en su país y alrededor del mundo. Y por esta razón, estoy feliz de decir, ha sido ciertamente afortunado.

Gabriel trabaja arduamente para convertirse en un aclamado profesor y escritor, pero no puede evitar pensar en qué habría sucedido si hubiera escogido ser algo más seguro, como un ninja. A pesar de los riesgos, continúa convirtiendo sus oscuros hallazgos en artículos que ayudan a sus lectores a comprender los horrores de la difícil situación de su país. A medida que continúa con su trabajo, el interés por la situación de su país ha aumentado.

Pero también su horror.

Sus pasatiempos comprenden la aprensión nerviosa, el temor creciente, y permanecer despierto durante un número excesivo de noches insomnes para mirar a gente ser secuestrada por extraterrestres. Sus momentos favoritos son aquellos en los que se olvida de que todo eventualmente terminará. En estos momentos, él es verdaderamente feliz.

Estos momentos, por lo general, no ocurren muy a menudo.

=)


Siendo un introvertido (INTJ-A), Gabriel es una persona muy privada. Excepto en redes sociales. Ahí se siente cómodo compartiendo, aún con completos extraños. Puedes leer más sobre sus oscuros hallazgos en Facebook, presenciar como su asistente robot hiperactivo y disfuncional toma control de su cuenta de Twitter, o escuchar su música favorita.